El Señor Trinidad Villegas Peche (20.09.1937) nos cuenta sobre la práctica del cultivo de frutas en el distrito de Illimo. El es un poblador del caserío de San Pedro de Sasape. A los 20 años, se casó con María Isabel Chapoñan  Coronado y tuvieron dos hijos. El hijo mayor vive en la cuidad de Arequipa con su familia, su hija menor vive en Lima.

Don Trinidad ha sido agricultor toda su vida. Sus padres trabajaban en la chacra y él los apoyaba desde los siete años, fue ahí donde aprendió a cultivar y la importancia de la agricultura en la economía de la familia. Sus principales cultivos fueron las frutas como mango, maracuyá, ciruela y papaya, a pequeña escala. Para ello, empleó como base su fuerza de trabajo y algunas herramientas básicas de cultivo tales como pico, pala y barreta. Por motivos económicos nunca contó con tecnología avanzada, sus conocimientos están basados en su experiencia de hombre  de campo, que en épocas pasadas, gracias a la abundancia de agua, tuvo muy buenas épocas de producción.

Hoy en día la falta de lluvias y de proyectos de infraestructura de riego no permiten la disponibilidad de agua de antaño. La producción ha bajado significativamente y ya no permite a los pobladores del distrito generar los recursos suficientes para sobrevivir. Sin embargo, don Trinidad considera que es importante que todos conozcan las técnicas artesanales de producción comparte sus saberes con las nuevas generaciones.

El proceso:
  • Determinar el espacio que se tiene disponible para producir. El espacio debe contar con luz solar adecuada con suficientes nutrientes y humedad en el suelo. Recordar que los arboles frutales no toleran suelos muy húmedos.
  • Si se trata de un suelo húmedo, será necesario cavar un canal de desagüe para evitar el daño.
  • Comprar la semillas en Lambayeque o Chiclayo. Tambien se puede instalar un vivero familiar para germinar las plantas y luego trasplantarlas a la chacra en suelo definitivo.
  • Cavar un agujero el doble de profundo que las raíces de la plántula.
  • Mezclar una cantidad generosa de compost y fertilizante con el suelo.
  • Colocar la planta al fondo del agujero.
  • Mientras se sostiene la planta, se rellena el agujero con tierra y más compost.
trinidad-hueco
Recomendaciones
  • Si el área es húmeda, se siembra el árbol en un montículo de tierra más alto que la superficie general del suelo. Si el área es seca, siembre el frutal en una cavidad más baja que el suelo de alrededor.
  • Siembre los árboles dejando espacio entre ellos para reducir la competencia y llevar a  cabo  el  control de plagas y podas cuando sea el caso.
  • Los arboles jóvenes crecerán más rápido si están protegidos contra los vientos.

El señor Trinidad considera que los árboles frutales son muy especiales. Desde el punto de vista de la alimentación y a diferencia de los vegetales, estos son plantados y producen por muchos años dándonos sus frutos.