El señor Juan Crisostomo Vargas Bendezu (27.10.1938) nos cuenta que aprendió a elaborar mantas por necesidad. Estaba enamorado, necesitaba dinero y veía que todos sus contemporáneos tenían mantas bonitas. Sin embargo, eran muy pocas las personas que sabían hacer mantas. Es así como decidió aprender, busco a una persona que sabia y le pidió que le enseñara. Desde entonces se dedica a la elaboración de mantas.

Las mantas se confeccionan de acuerdo al gusto del interesado, y el tiempo de elaboración depende del diseño y al tipo de tejido que se solicite. Las que están destinadas para uso diario no tienen mucho detalle ni son multicolor. Las mantas para llevar en las festividades tienen mayores detalles y son multicolor. Las que usan para las viudas se tejen en color negro con listas o pampas de color blanco.

El proceso de elaboración es complejo. Se inicia con la adquisición de la fibra de lana o algodón, continua con el hilado, torsión, teñido, y la combinación de colores. Luego inicia el tejido propiamente dicho de cintura o telar. Los tejidos se elaboran en dos tipos de telar o pedal: el telar de cintura que es una herramienta de confección de origen prehispánico donde uno de sus extremos se sujeta a un asta en posición vertical y el otro extremo a la cintura, ajustado con una faja.

El tejido tiene cuatro orillos que nunca deben ser cortados. Es la unión de dos tejidos unidos por uno de sus extremos (la unión de estos dos se le conoce como occa), y tiene tres sectores: pampa, lista y pallay. Una característica del tejido es que el labrado o labor se realiza con distintas técnicas.

Sectores de la manta
  • La pampa, es la base, la que tiene un solo color de espacio amplio.
  • La lista son las franjas de diferentes anchos, que van de un lado a otro.
  • El pallay es la parte más trabajada, se le conoce también con el nombre de labor. Es la que decora las prendas y representa el status de quien lo viste.

Esta actividad es realizada todo el año, cuando sus clientes le hace pedidos. Los meses donde hay mayor demanda son febrero y setiembre, por las celebraciones de los carnavales y la fiesta de limpieza de acequia respectivamente.

El señor Juan cuenta que en casa enseño a todos sus hijos. El que mejor aprendió es su hijo Juan. Él estaba a su lado cada vez que elaboraba una manta y le pedía que le enseñe. Esta contento pues ahora ya va tener más discípulos. Ahora con Saberes Productivos está enseñando en la escuela San Martín de Porres dos veces por mes. A pesar de que hoy en día a los alumnos ya no les interesa mucho este oficio, él tiene la esperanza de que va lograr que uno de ellos sea su discípulo.