La Sra. Elina Lingán Sánchez (25.10.1938) cuenta que ella aprendió a tejer sola desde muy niña, nadie le enseñó. Su mamá no sabía urdir, solo tejía. En cambio, ella sabe urdir, entablar, escoger y tejer. Cuenta que antes urdían en estacas, pero en la actualidad utilizan urdidores especiales. Los tejidos que antes se hacían en San Miguel, hilando la lana de ovino, ahora se realizan con hilos de fábrica (madejas o conos), obteniéndose tejidos más finos.

Los tejidos a callua, confeccionados en la localidad de Sayamud, son en su mayoría  realizados a demanda. En algunos casos los comerciantes de San Miguel proveen de hilos y materiales para el tejido, y dan también el acabado final, para ser comercializados en ferias locales, regionales y nacionales.

sm2

El Proceso

Para iniciar a tejer primero se hace el urdido de los hilos. Luego se saca en los cungallpos, para amarrarlos a un poste con ayuda de la chamba. Una vez sujetado por la chamba, se inicia el entablado y el escogido. Dependiendo de las labores que se quieran realizar, se escogen el tipo y numero de illawas a utilizarse.

El tejido a callhua, es una práctica ancestral, la misma que se hereda de padres a hijos. Tejer es la principal actividad económica de este caserío, y es practicado en todos los hogares.

Doña Elina dice “nuestras hijas, son las primeras en aprender, aunque algunas ya no quieren aprender, se dedican a estudiar o viajar a otras ciudades en busca de trabajo… La mayoría de mujeres que aprenden, lo hacen ayudando a sus madres quienes enseñan este arte”.