El trenzado de huaracas en Torata es ampliamente practicado por los adultos mayores, al igual que el trenzado de sogas. Las huaracas son también llamadas hondas, y se utilizan en el campo como herramienta para controlar el ganado. Durante el pastoreo de decenas o cientos de alpacas y ovejas, se hace complicado arrear los animales. Al hacer uso de las huaracas, los animales reconocen su sonido y obedecen al pastor.

torata-4

Para el trenzado de las huaracas se requiere de mucha concentración y habilidad en las manos. Sin embargo, no es tan difícil de aprender, por ellos se viene enseñando a los niños del distrito a través de las transmisiones intergeneracionales. El proceso de trenzado huaracas toma entre 5 a 6 días.

Don Mariano Coaquira Tala (03.06.1927) aprendió a trenzar huaracas con lana de alpaca. Desde niño, junto al pastoreo de animales, aprendió este oficio de parte de sus tíos. Hoy no existe en el distrito disponibilidad de la lana de alpaca, por lo que ha empezado a utilizar la lana industrial. Para el trenzado de las huaracas utiliza cuatro colores llamativos, cuidando de no dejar pelusas para obtener un trabajo prolijo.

torata-3

El trenzado se inicia por lo que será la parte plana, en el centro (donde se coloca la piedra). A esta pieza se le dejan ojales en ambos extremos. Luego, se trenzan las soguillas a cada uno de los costados. Don Mariano tiene como símbolo distintivo de las huaracas que elabora el “ojo de puma” que coloca siempre en la parte central.

torata-2

Las huaracas de don Mariano eran vendidas por su esposa en Chivay a los comerciantes de artesanía. Estas son diferentes a las elaboradas en distritos vecinos y eran muy solicitadas. Actualmente, la población de Torata se dedica poco a esa actividad, dado que la demanda de huaracas ha disminuido.